Musô Jikiden Eishin Ryû iaijutsu Komei Jyuku es un koryû (escuela antigua) fundada entre la Era Eiroku (1558-1570), la Era Genki (1570-1573) y la Era Tenshô (1573-1592) por Hayashizaki Jinsuke no Shigenobu. Según la mayoría de los especialistas y estudiosos de la historia japonesa, fue la primera escuela en especializarse en el arte del iaijutsu (arte del desenvaine del sable japonés) , articulándolo y ordenándolo. Musô Jikiden Eishin Ryû procede del feudo de Tosa, de la familia Yamauchi en la línea de Tôkyô y está reconocida por la Nihon Kobudô Kyôkai bajo el liderazgo del 21º sucesor legítimo de la escuela Sekiguchi Takaaki Komei sensei. Las clases en los dôjô están dirigidas por el representante para España de esta escuela, Sekiguchi Kenryû, quien ha sido autorizado a enseñar y transmitir estas enseñanzas samurai del feudo de Tosa.

Ryôen Ryû naginatajutsu está liderada por Shimizu Nobuko sensei. Centrándose en el manejo de la naginata (alabarda japonesa) y el tantô (puñal) de Jikishinkage Ryû bajo los conocimientos adquiridos de la 17º sôke Toya Akiko sensei, que le concedió 8º Dan Hanshi a Shimizu sensei. También se estudian formas de etiqueta y protocolo derivadas de Ogasawara Ryû reihô y transmitidas por el 32º sôke Ogasawara Tadamune sensei, que le concedió a Shimizu sensei el Menkyô Kaiden así como el nombre de Ryôen. Las clases en los dôjô están dirigidas por el representante para España de esta escuela, Ryôen Ryûko, quien ha sido autorizado a enseñar y transmitir estas enseñanzas.

martes, 17 de mayo de 2016

Reportaje del seminario de Musô Jikiden Eishin ryû iaijutsu (Yamauchi-ha Komei Jyuku) con su 21º representante del linaje, Sekiguchi Komei sensei en Bartholomä (Alemania): Por Enrique Valls Somolinos (Representante de Spain Musô Jikiden Eishin ryû iaijutsu y Spain Ryôen ryû naginatajutsu en tierras germanas)


Reportaje del seminario de Musô Jikiden Eishin ryû iaijutsu (Yamauchi-ha Komei Jyuku) con su 21º representante del linaje, Sekiguchi Komei sensei  en Bartholomä (Alemania):

Por Enrique Valls Somolinos (Representante de Spain Musô Jikiden Eishin ryû iaijutsu y Spain Ryôen ryû naginatajutsu en tierras germanas).

Día 1
Tras llegar y comer junto con sensei y los demás integrantes del curso que han llegado hoy, tuvimos keiko por la tarde, en el que desde las 3 hasta las 7 practicamos tachi-uchi no kurai nanahon no kata, rotando para tener oportunidad de practicar todos con todos. Sensei puso especial importancia en aprender a calcular cómo mantener una distancia segura (mawai) y mostró algún que otro henka para explicar posibles continuaciones de las katas. Ahora a cenar y a dormir, que mañana toca levantarse a la hora del panadero.
Día 2
Comenzamos como es habitual aquí a las 6 de la mañana. Durante las dos horas de keiko practicamos las katas Hassô, Kobushidôri e Iwanami de la serie Tsume Iai no kurai. Una de las explicaciones que sensei dio para ayudarnos a mejorar fue que tenemos que estar preparados para desenvainar sea cual sea nuestra posición, y para demostrarlo me hizo tumbarme de costado y levantarme, sin usar las manos, para acto seguido hacer un nukisuke. Más tarde enseñó maneras de continuar Hassô, y el sentido de retirar el puño al final de Iwanami, que es que en la antigüedad no golpeabas al enemigo con el puño, sino que cogías el tantô o wakizashi que cualquier samurái llevaba, y le cortabas el cuello al enemigo para rematarlo. Y tras esto ahora toca un buen desayuno y una buena dosis de Reflex en las rodillas, que el siguiente keiko es de 3 horas.
Tras el desayuno, hemos continuado con la serie Tsume Iai no kurai, con las katas Yae Gakki, Uroko Gata y al final un poco de Ganseki Otoshi. En Yae Gakki sensei puso especial énfasis en que tuviéramos cuidado de no lastimar a shidachi en la mano durante los ataques, y que para conseguirlo teníamos que: calcular bien el mawai, no hacer el helicóptero, y no dar pasos deslizando el pie, para dar un ejemplo de esto último sensei me hizo coger una naginata y realizar varias veces el kata Ryû En, de Ryôen Ryu Naginatajutsu, corriendo de esquina a esquina del recinto, ¿por qué me gusta tanto este kata? No lo sé, pero no puedo evitar disfrutarlo aunque luego acabe echando las tripas con tanta carrera. a la hora de hacer Uroko Gata se puso énfasis en la manera de shidachi de hacer el barrido, teniendo cuidado en no lastimarse la mano contra la espada de uchidachi, y para uchidachi, la manera de retroceder al final de la kata. A sensei por todo lo que se hace al final por ambas partes este kata le recuerda a Dokumyôken de Tachi Uchi no kurai, pero yo sólo podía pensar en Kasumiken de Tsume Iai, porque uchidachi tiene que hacer el mismo retroceso al final, y ése para mi desgracia es uno de mis actuales puntos débiles. Ahora toca comer, y supongo que a la tarde acabaremos Tsume Iai, así que veré si saco alguna oportunidad de grabar un poco, que de momento las explicaciones me han pillado lejos de la cámara y me parecía un poco cantoso recorrerme de lado a lado el pabellón para cogerla L

Me he puesto las botas a la hora de la comida, y con una buena razón, se cumplieron mis suposiciones y terminamos Tsume Iai, durante la primera mitad de la clase nos centramos sólo en Kurai Yurumi J, realizando la kata kihon y varios henkas en los que uchidachi no cortaba en shômen y shidachi debía improvisar para salir del aprieto. Después, al ver que se echaba la hora encima, sensei enseñó todas seguidas las katas que quedaban, desde Tsubame Gaeshi hasta Uchikomi, esta parte sigo teniéndola un poco verde, pero esta vez sí he grabado una buena parte de las explicaciones de sensei a ver si me ayudan un poco, para concluir, sensei y Sonoko san hicieron de corrido todas las katas de la serie, con mención especial a Hassô, que la realizaron sin levantarse en ningún momento del suelo, y Tsubame Gaeshi, que realizaron un henka en el que shidachi hace kirioroshi, en vez de men para que uchidachi barra, después uchidachi hace otro kirioroshi y shidachi se aparta y toma jôdan, se repite este movimiento a la inversa y tras esto ya uchidachi hace el kirioroshi final y shidachi el uke. Me encuentro sorprendentemente bien tras este día, a lo mejor porque ver ese enbu de Tsume Iai del último cuarto de hora ha sido muy inspirador. Ahora toca una señora ducha, y una buena cena.
Día 3
Los brazos y las piernas empiezan a doler, y levantarse tan temprano cuesta cada vez más, pero ya estamos en la segunda mitad del seminario, sólo queda hoy y mañana y hay que dar un esfuerzo más. Coincidiendo con el fin de semana ha venido mucha gente nueva (y no tan nueva), ahora hay unas 25 personas entrenando, durante este keiko del amanecer hemos vuelto a dar Tachi Uchi no kurai nanahon no kata, sólo que esta vez en solitario, sensei nos ha dividido en dos grupos y cada grupo ha hecho una parte. Ambos grupos estábamos uno enfrente del otro para intentar acompasarnos y poder empezar y terminar todos a la vez, pero a la suficiente distancia para que no hubiese contacto. Sensei ha explicado las katas una por una y después íbamos sumando, es decir, primero hacíamos sólo Deai, luego Deai y Kobushidôri y así sucesivamente hasta que hicimos las siete kata seguidas. En el último cuarto de hora las practicamos en kumitachi.

Tras el desayuno hemos comenzado con el iaijutsu propiamente dicho, con la serie Oku Iai Tachiwaza, hemos realizado desde Yukizure hasta Sode Surigaeshi, viendo también algunas formas henka de varias de ellas, por ejemplo, en Shinobu, pasar la espada por detrás en vez de elevar la punta hacia arriba, en Yukichigai, en vez de terminar con furikaburi y kiriorosu realizar un kiriage y acto seguido un uke, para terminar con el kiriorosu, o las variantes de Sode Surigaeshi cuando hay poco espacio (que se pone la espada en vertical a la hora de abrir los brazos) y la que se utiliza en la kata de Bangai Sanbon, Jinrai. Cada vez se nota más el cansancio acumulado, así que ahora toca comer bien para reponer fuerzas.
Keiko de la tarde, terminamos Oku Iai Tachiwaza realizando las katas que quedaban (Mon Iri, Kabezoe y Ukenagashi). Mon Iri para mayor deleite nuestro la hicimos como más le gusta a sensei, non-stop, y después realizamos Bangai Sanbon, donde tuvo lugar mi momento de gloria/infierno. Tras realizar la primera kata, Hayanami, sensei sacó a los que según él mejor lo habían hecho (yo entre ellos) y nos hizo hacer la kata 30 veces seguidas (poca cosa, según decía, es como hacer tres veces hayanuki chûden), fui el primero en acabarlas, aunque a partir de la 6ª-7ª ya había dejado de contar, sensei alabó el “espíritu español que mi sensei Marcos ha sabido inculcarme” y luego siguió torturando a los “elegidos” enseñando una manera de hacer la segunda kata, Raiden, también sin parar, adelantando la pierna derecha y girando 180º, luego para explicar el riai de la kata (que se resumía en que desde el momento en que empezaba la kata era un combate sin cuartel) sensei me sacó a mí para que hiciese de teki, me sorprendió la fuerza que sigue teniendo a su edad, podía sujetarme sin apenas problemas cuando me desequilibraba para que no ocurriera ningún incidente. Tras todo esto sólo quedaban ya 10 minutos de keiko así que practicamos un poco la kata Jinrai, que sensei explicó acompañado por los asistentes más jóvenes (yo ya no) y para terminar realizamos las tres katas seguidas. Lo siento chicos, pero este verano sensei va a ir a Benissa con las expectativas por las nubes, así que no os descuidéis y quedad para entrenar duro antes de que llegue, cosa que debería aplicarme yo también, espero encontrar pronto un sitio para entrenar en el que quiero que sea mi nuevo hogar. Ahora toca una ducha, incinerar el keikogi, y cenar.

No todo ha sido entrenar y después de la cena hemos disfrutado de un buen sake cortesía de Rudi-sensei y una exquisita tarta de matcha hecha por Sarah, una de las jóvenes promesas, además de encantadora. Ahora a rezar por que mañana no me despierte con agujeta (sí, agujeta, porque auguro que tendré sólo una, que abarcará toooodo mi cuerpo)
Día 4
Casi no consigo levantarme de la cama, y he llegado un par de minutos tarde al keiko, lo que ha hecho que por los pelos me quede sin naginata para practicar chôtôjutsu, menos mal que quedaba una. Hemos hecho versiones de Bangai Sanbon y Bangai Gohon y cada vez que sensei explicaba una kata sacaba a alguien diferente. Para los últimos 15 minutos hicimos de nuevo Bangai Gohon, esta vez con bokken.
Tras el desayuno hemos vuelto a entrenar Tsume Iai no kurai, en concreto las katas Uchikomi, Kasumi Ken, Suigetsu Tô y Ganseki Otoshi. Sensei sacaba fotos de la pareja que tenía delante cada vez que rotábamos, espero no haberla liado. Después nos sentamos todos en seiza para despedir y entregar los diplomas al grupo de Suiza, que tienen un viaje bastante largo que hacer en coche. El brazo derecho me da pinchazos de vez en cuando, se ve que este ejercicio no ha sido suficiente para quitarme las agujetas de ayer, o quizá me está poniendo unas nuevas, en fin, sea como fuere, ya sólo queda un keiko para terminar, espero aguantarlo.
El último keiko nos ha puesto a todos al límite, empezamos con Bangai Gohon, realizando además de las katas kihon variados henka de todas las kata que incluían por ejemplo hacer alguno de los movimientos a una mano y cambiar los kirioroshi por cortes en V o kesa típicos de tameshigiri. Después vino la parte más dura: Oku Iai Iwaza, realizamos también todas las kata, primero de una en una y luego todas seguidas, y después sensei me sacó a la palestra para que hiciese técnicas de Tatehiza no Bu aleatorias, que iba cantando, sin parar para cerrar cada kata. Tras sobrevivir realizamos Chûden en orden todos juntos y luego practicamos un poco más Iwanami, Namigaeshi, Takiotoshi, Ukigumo y Oroshi. Para cerrar el keiko hicimos todos a la vez Nukiuchi y se procedió a la entrega de diplomas. De los 16 que éramos me tocó en la posición 14, aplicando mis conocimientos de Ogasawara Ryû Reiho quise hacer todo el camino alrededor de los compañeros pero sensei me dijo que no hacía falta, recogí el diploma cumpliendo con los puntos de etiqueta que el dolor de mis piernas despertando me permitían recordar y me senté de nuevo. Una vez todos teníamos nuestros diplomas hicimos el Tô Rei de cierre y Rudi-sensei nos agradeció a todos por haber venido. Me llevo de este seminario dolor por todo el cuerpo, muchas cosas aprendidas (y otras que he comenzado a corregir) y una bolsa de kakinotane que me ha regalado sensei tras terminar (moríos de envidia uajajajaja).








No hay comentarios:

Publicar un comentario